Educación, la gran mentira

El adoctrinamiento de las escuelas limita el aprendizaje de los niños

Desde hace algunos años, muchos docentes quieren cambiar el sistema de educación, ya que indican que el sistema de enseñanza se ha convertido en un modelo conductista y esto daña profundamente nuestra sociedad.

La crisis que sufre actualmente el mundo se debe a un gran problema: la pésima educación que reciben los niños y jóvenes.

El proceso normal de aprendizaje de un niño es como una membrana o el hogar de uno, cada quién elije que entra y que no. Los menores necesitan interactuar con su entorno para desarrollar la creatividad, las ganas de aprender y descubrir. Para cada persona es distinto este aprendizaje y desarrolla lo más fundamental en ellas: el pensamiento crítico. Los gobiernos buscan justamente lo contrario.

Lo anterior es totalmente cierto y los respaldos son todos los libros históricos sobre la educación prusiana, la que tenía por objetivo el moldear las futuras generaciones, ya que estas escuelas segregaban entre nobleza y quienes no pertencían a este sector. Seguro te debes preguntar “¿si es cierto, por qué nadie hace nada?”, pero la verdad sea dicha, durante años se viene transformando y reformando la educación para acabar con este modelo, que conviene a muchos sectores, como la religión, quienes forman futuros consumidores de creencias, los militares y los políticos.

La educación prusiana buscaba moldear trabajadores con conocimientos para desempeñar bien su trabajo

Un poco de historia

Antiguamente el conocimiento era compartido y discutido en plazas, tan solo en Esparta se practiacaba una especie de escuela en la que segregaban a los más fuertes de los más débiles físicamente (el ser humano cuenta con más de una habilidad, y ciertamente es el cerebro y el trabajo en conjunto lo que nos ha traído hasta aquí). Aunque el sistema ya mencionado no perduró (porque finalmente roma traicionó a esparta), otros se inspirarían en este sistema.

Las nuevas generaciones siempre han sido el objetivo de muchos sectores. Antes de las escuelas prusianas, la iglesia católica impartía conocimientos bajo su tutela religiosa, por lo que el conocimiento estaba parcialmente censurado, para evitar cuestionamientos, como en la época de la inquisición o las cruzadas.

Los primeros establecimientos de estudio para niños como los que conocemos hoy, nacieron en Prusia. Para esto se inspiraron en el adoctrinamiento espartano y aplicaron las mismas técnicas para manipular la educación. Brindaron conocimientos técnicos y usaron las escuelas para segregar a la población entre los que pertenecían a la nobleza y los que no. Desde entonces la educación ha estado sufriendo constantes reformas, con el fin de que los niños pierdan su identidad, sean invisibilizados y generen estrés, de esta forma, es más fácil condicionar las conductas, generando patrones repetitivos, como el rechazo social, los premios y castigos y finalmente, implantando la idea de que si no estudias no eres nadie. Lo cierto es que por el solo hecho de existir y sentir ya eres alguien.

Restarle importancia a la educación para construir una mejor sociedad, significa que decidimos desperdiciar completamente nuestro futuro como humanidad.

La educación no tiene que estar al servicio de la economía, de las empresas o del mundo financiero, la educación tiene que ofrecer herramientas, conocimientos y valores para que todos y cada uno de nuestros alumnos y alumnas puedan tener una vida digna, y sean capaces no tanto de adaptarse a un mundo salvaje y competitivo, sino que sean capaces a enfrentarse a él y puedan cambiarlo”.

Rosa Cañadell. Licenciada en Psicología. Profesora. Exportavoz del sindicato USTEC•STEs. Miembro de la Comisión Promotora de la ilpeducacio. Miembro fundador del Seminario Ítaca de Educación Crítica (SIEC).
Anuncios

De la enseñanza al control

Los niños aprenden muy rápido y dependiendo de la estimulación pueden llegar aprender conceptos como cálculo o estádistica, ya que son verdaras esponjas de conocimiento. Sin presiones y por propia cuenta, cada joven busca descubrir e investigar aquello que lo hace sentir bien.

Los actos repetitivos y el no incluir las emociones de los niños, perjudica su desarrollo. Cada año se aumenta la cantidad de horas de estudios, dejando cada vez menos horas al día para que los menores puedan interactuar y reflexionar sobre el entorno que perciben, menos tiempo para conocerse a ellos mismos. Cada año también se restan horas de enseñanzas de filosofía, arte y todo aquello que pueda derivar en una mente creativa y con una actitud más crítica, no dando por sentado las verdades, ya que durante mucho tiempo fue esto lo que mantuvo a la sociedad en el oscurantismo o edad oscura.

El hecho de que nadie pueda hablar en clases, la constante comparación, la ética de “socialmente aceptado” que se les implanta, el aceptar verdades solo porque están en un libro, van condicionando la conducta de una persona sumisa o poco reflexiva, ya que en la educación no existen los cuestionamientos, porque el fallo implica la humillación y el rechazo público de los compañeros y cada uno de estos hechos va torciendo la realidad de los niños y jóvenes.

Los sentimientos y las emociones han motivado a grandes líderes. El hombre se debe a lo físico, como a lo mental y emocional.

El ser humano como un todo

Actualmente, muchos educadores están organizándose para diseñar nuevos sistemas de enseñanza, porque se considera al ser humano como un todo y es indispensable que el aprendizaje vaya de la mano con el sentir del niño.

Hoy en día la mayoría de los niños están categorizados con algún trastorno que le afecta en los estudios, pero lo cierto es que no puedes tener a un niño sentado, quieto y callado 8 horas, con toda la energía que necesitan gastar.

Olvidar que somos seres sensoriales y que cada uno tiene formas distintas de aprender, de percibir las cosas y de comprender.

Minimizan la felicidad personal y la autorealización para construir futuros trabajadores que inflen el capital de un país. Pero diversos estudios han probado que una persona que está feliz con lo que hace, lo hace bien, es eficaz y además es exitoso.

La vocación es fundamental y ahí radica el mayor de los problemas para los políticos, porque muchos que tienen vocación de oratoria de niño, de exponer ideas brillantes que pueden revolucionar la estructura de nuestra sociedad, se pierden en este sistema, perdiendo de vista su vocación y formando así parte de las filas de esta educación de mentira.

Anuncios

Referencias:

  1. Emile Durkheim: Historia de la Educación y de las doctrinas pedagógicas.
  2. El diario de la educación: De educación y adoctrinamiento.
  3. El País: La doctrina es incompatible con la enseñanza.
  4. Scielo: Qué es la educación.
  5. Documental “La educación prohíbida”.
  6. Scielo: La autonomía, el propósito de la educación.
  7. Aula Intelimundo: El origen de la escuela primaria. La escuela prusiana.
  8. El quinto poder: Educación prusiana.
  9. El diario de la educación: ¿Quién manda en la educación?.

2 Comments on “Educación, la gran mentira

  1. El colegio es el peor de los sistemas educativos que existe, solo segrega, adoctrina creando espíritus sumisos y mentes irracionales, expuestos a abusos y bullying

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: